Biología
  Documentos  
  Talleres
  Prácticas  
  Programa  
  Vida marina  
Ecología
  Documentos
  Talleres
  Programa
 
  Documentos Ecosistemas Colombianos  
  Geotrivias  
  Imagenes  
Grupo de biodiversidad
   
     
Inicio
   

DOCUMENTOS ECOLOGÍA

 

SOBREEXPLOTACIÓN DE RECURSOS BIÓTICOS

Esta es una de las causas directas de pérdida de biodiversidad.

FAUNA TERRESTRE:

La fauna es un recurso que no se ha valorado económicamente, pero que tiene un valor económico real y su agotamiento tendría efectos tanto ecológicos como económicos.

 

Marco legal colombiano:

  • Código de Recursos Naturales ( Decreto Ley 2811 de 1974). Es el marco general para la administración, protección, aprovechamiento y comercio de la fauna silvestre.
  • Decreto 1608 de 1978: Reglamenta al Código en cuestión de vida silvestre.
  • Ley 84 de 1989: Estatuto Nacional de Protección de los Animales. Se prohibe la caza de animales silvestres excepto con fines científicos, investigativos o de subsistencia.

 

Patrones de uso de la fauna terrestre existentes en el país:

1. Cacería de subsistencia:

No requiere permiso. No debe causar deterioro.

Para satisfacer necesidades humanas primarias. Algunas comunidades dependen de este recurso para sobrevivir. Los principales protagonistas son las comunidades indígenas y las comunidades rurales.

Comunidades indígenas:

Cazan para alimentarse y para obtener subproductos. Fuente principal de proteína de cazadores recolectores y es complementaria para los cazadores-agricultores.

Principales especies cazadas: micos maiceros, ardillas, cerdos de monte, pacas, pavas y tucanes. Hay rendimiento sostenido por baja densidad demográfica, armamento sencillo y nomadismo. Esto se ha visto modificado por la sedentarización y transculturación de los indígenas.

 

Comunidades rurales:

Son cazadores comerciales. Cazan más de lo que necesitan y venden los excedentes. Hay técnicas de captura más eficientes. Más selectivo, prefieren presas grandes.

Se considera, junto con la deforestación, como la actividad de mayor efecto negativo sobre la fauna. Es la que se justifica con mayor solidez, pues ayuda a disminuir los problemas nutricionales.

 

2. Cacería científica:

Se practica sólo con fines de investigación o estudios realizados dentro del país. Usuarios: museos, zoológicos, universidades, laboratorios biomédicos, zoocriaderos. Las cifras no son muy significativas, pero los coleccionistas y traficantes operan con este tipo de licencia.

En el país se exigen permisos, planes de investigación. Para minimizar el impacto se requiere conocer distribución, apareamiento y tiempo de cría. Puede afectar especies amenazadas.

 

3. Cacería de fomento:

El propósito es el establecimiento de zoocriaderos o cotos de caza. Usuarios son los zoocriaderos. Se requiere permiso. Dado que demandan ejemplares permanentemente pueden traer consecuencias muy negativas para las especies.

 

4. Cacería deportiva:

Practicada como recreación y ejercicio. No con fines lucrativos. Prohibida en Colombia. Se consideran extintas tres especies de aves por esta causa.

 

5. Cacería de control:

Para regular la población de una especie cuando se requiera. Por ejemplo para reducir especies plaga, como las aguilas cuaresmeras. En Colombia está prohibida. Es la cuarta causa de disminución de fauna.

 

6. Cacería comercial:

Para obtener beneficio económico. Hay participación de la comunidad nativa, de la población rural y de la población urbana. Safisface al mercado local, nacional e internacional.

Existe cacería comercial para alimento, captura y comercio de animales vivos, y exportación de pieles y animales vivos.

En 1974 el INDERENA vedó el aprovechamiento de la fauna del medio natural. Se fomentó el establecimiento de zoocriaderos.

Colombia se adherió al CITES en 1981 y se reglamentó el comercio internacional de especímenes de especies de fauna y flora silvestres a través de permisos y certificados.

Los grupos más afectados son las aves y los primates. Por su alto valor comercial los reptiles son el grupo más amenazado.

Como animales vivos, las iguanas y las boas tienen alta demanda.

Se desconoce el verdadero impacto de la cacería comercial ya que por el contrabando y la corrupción no se dispone de datos confiables. Ocupa el primer puesto en orden de importancia cualitativo, dado la cantidad de productos obtenidos. Esta cacería beneficia especialmente a los integrantes de la cadena comercial.

 

7. El ecoturismo:

Se plantea como una forma de uso sostenible de la fauna con gran potencial económico. En Colombia se dificulta por la situación de orden público. En algunos lugares la fauna es esquiva. Se recomienda la participación activa de la población local y que resulte una actividad rentable.

En Colombia solo existen dos métodos legales de uso de la fauna silvestre, la zoocría y la cacería de subsistencia. El tráfico ilegal alcanza cifras significativas que tienen un impacto negativo en la fauna. Posiblemente esto podría mejorarse si se ponen cuotas de aprovechamiento por especie y por región. La regulación debe hacerla el Estado, comprometiendo a la sociedad civil.

Se recomienda hacer estudios de demanda del recurso, número de cazadores y de presas, y asi establecer las presas por consumidor por año. Adicionalmente conocer la oferta ambiental, estado de las poblaciones afectadas y la capacidad de recuperación.

El CITES es un mecanismo de cooperación internacional para controlar el comercio de especies amenazadas de flora y fauna. Es el instrumento internacional a través del cual se puede pasar el comercio de fauna silvestre de un esquema ilegal a un esquema legal mediante un proceso de sostenibilidad biológica y económica.