Biología
  Documentos  
  Talleres
  Prácticas  
  Programa  
  Vida marina  
Ecología
  Documentos
  Talleres
  Programa
 
  Documentos Ecosistemas Colombianos  
  Geotrivias  
  Imagenes  
Grupo de biodiversidad
   
     
Inicio
   

DOCUMENTOS ECOSISTEMAS COLOMBIANOS

 

DETERIORO DE ECOSISTEMAS Y NECESIDADES DE INVESTIGACIÓN

Por Bibiana Salamanca Solarte

 

La pérdida total o parcial de servicios ambientales causada por el deterioro de los ecosistemas, ha generado una tendencia a invertir sumas cuantiosas en la implementación de proyectos para la reforestación, en algunos casos la revegetalización y en muy pocos la restauración ecológica, entretanto, las entidades estatales invierten en producir información sobre la composición y funcionamiento de los ecosistemas, ante este panorama existen algunas preguntas a resolver:

1) ¿Actualmente el país cuenta con información científica suficiente para abordar la restauración ecológica? ¿Existe coordinación entre los diferentes institutos de carácter investigativo para producir la información sobre los ecosistemas de manera que se facilite su incorporación a una ecología aplicada? ¿Cómo debería plantearse?.

2) ¿Cuáles son las carencias en investigación a escala regional y cuales los tipos más frecuentes de deterioro ecosistémico por región?.

Sabemos que se requieren nuevos enfoques y tipos de investigación acordes con los requerimientos de la ecología de la restauración, es importante que los generados hasta el momento y las investigaciones ecológicas futuras puedan ser aprovechadas y plantear líneas de investigación más aterrizadas para abordar la restauración ecológica en cada región del país.

 

El estado actual de la investigación para abordar la restauración ecológica

Existen dos temas claves para iniciar el trabajo de restauración uno la dinámica del ecosistema frente a las perturbaciones (sucesión secundaria) y dos el conocimiento que se tenga sobre la composición del ecosistema. Con respecto a la posibilidad de hacer restauración es clave tener un nivel de conocimiento de tipo experimental relacionado con el manejo de la sucesión vegetal y el manejo de las especies nativas.

 

Veremos aquí el panorama de estos estudios al nivel nacional:

· Los estudios de sucesión vegetal

La cantidad de estudios de sucesión en general es escasa. Aunque existen fuertes limitantes para la recopilación de la información; sobre este tema, se pudieron conocer experiencias institucionales y de investigadores, algunas experiencias de manejo e investigación, aunque hasta el momento no han sido publicadas y otros trabajos en preparación.

El estado del arte de los estudios de sucesión; no es alentador, ni suficiente para cubrir las necesidades de restauración y rehabilitación de las regiones, esto no deja de ser preocupante si se considera que algunas regiones del país carecen de este tipo de estudios verbigracia las zonas insulares.

Para la región insular, hasta el momento no se reportan estudios de sucesión vegetal de sus ecosistemas terrestres: Manglares y vegetación xerofítica (San Andrés, islas Santa Catalina), Bosques húmedos tropicales y pluviales (Providencia, Gorgona), lo que es alarmante si se tiene en cuenta que la producción de buena calidad, cantidad y regulación del agua dulce depende de sus bosques.

Para la Amazonía existe una concentración; de estudios en la planicie amazónica, quedando sin cubrir selvas inundables, selva de piedemonte amazónico, formaciones vegetales sobre sustratos rocosos, formación transicional selva sabana con la Orinoquia y sabanas de gramíneas de las otras unidades fisiográficas amazónicas.

A pesar de la creciente desaparición de bosques de galería y matas de monte a causa de la ganadería extensiva (quemas recurrentes) y el crecimiento de la frontera agrícola (cultivos de arroz) en el departamento del Meta, para la Orinoquia no se reportan estudios sucesionales en llanuras altas de desborde y aluviales, salvo algunos estudios en preparación.

Realmente resulta necesario iniciar estudios de sucesión para el manejo de los bosques de esta región (llanuras, piedemonte y altillanura), ya que el control sobre los aprovechamientos forestales del Pacífico ha desplazado mucha de la demanda de maderas hacia la Orinoquia, la ilegalidad de los aprovechamientos forestales y la sobreexplotación de estos bosques especialmente de los departamentos de Vichada y Casanare ha sido coadyuvada por la desaparición del INDERENA y la creación de CORPORINOQUIA encargada del control de los permisos forestales.

Para la Región del Caribe, existe un grupo de estudios que cubre alguno de los ecosistemas más importantes "el manglar", sin embargo no se reportan de manera significativa a la compresión de la sucesión de estos ecosistemas. En la Sierra nevada se han desarrollado estudios de las selvas subandinas, pero en general para la región es muy poco lo existente.

Los estudios de sucesión están centrados en la zona Andina, cubren estudios de la dinámica sucesional de páramo, subpáramo y bosque altoandino de la cordillera oriental de tipo descriptivo analítico, mientras que para el ecosistema de selva subandina son meramente descriptivos, el predominio de los estudios de sucesión para la zona andina, tiene su base en el hecho de que, para esta región se cuenta con un volumen prolífico de trabajos florísticos y fitosociológicos.

En cuanto al ecosistema de selva basal aluvial de la zona andina, realmente existe un gran vacío, pues los estudios hasta el momento reportados tienen un énfasis en poblaciones.

La gama de estudios de sucesión vegetal para la región del Pacífico es prolífica, la mayoría de hechos dirigidos al manejo sustentable del bosque, principalmente para la industria de madera, por este motivo su tendencia es descriptivo analítica, las investigaciones hasta el momento revisadas aportan información sobre selvas basales de Catival y Guandal y selvas basal aluviales. La gran mayoría de los análisis sucesionales realizados en estos trabajos, por su finalidad (producción de madera), reducen sustancialmente el alcance de su aplicabilidad a la restauración ecológica, ya que no consideran la función de muchas especies precursoras leñosas dinamogenéticas.

Actualmente existen proyectos para el Pacífico cuyas implicaciones a futuro generarían impactos positivos sobre el manejo y la restauración de los bosques del Pacífico, como lo son la implementación de parcelas permanentes de seguimiento de sucesión vegetal del Proyecto Biopacífico y la red de estaciones de campo que proyecta liderar el Instituto von Humboldt en la que se considera también este tipo de iniciativa; y el proyecto Guandal financiado por el Banco Mundial (1993).

Hay predominio de los enfoques estructuralistas, el estudio de la vegetación en Colombia, acusa por parte de los biólogos una fuerte herencia de la fitosociológica europea, que bajo los actuales enfoques de la ecología vegetal resulta de menor aplicabilidad.

La escasa literatura sobre comunidades vegetales en el país, pierde además valor debido al enfoque predominantemente está en lo descriptivo. En algunos trabajos es evidente que ello resulta de las limitantes operativas de los mismos, pero en otros se comprueba una limitación conceptual: las asociaciones vegetales se conciben como entes estáticos que pueden solo clasificarse, inventariarse y cartografiarse.

Esta visión estática de las asociaciones representa un fuerte sesgo estructuralista, con un efecto muy negativo: si las comunidades se representan de tal modo, sus interacciones con el medio físico, biológico y socioeconómico, solo pueden concebirse como pocas y constantes.

El que tal efecto se surte en la práctica se demuestra en la dificultad de apoyar decisiones de manejo ambiental de proyectos de desarrollo, con base en el conocimiento recabado sobre la cobertura vegetal y los ecosistemas en general, que además de poco no refleja los aspectos dinámicos e interactivos de los paisajes y regiones.

Existen descripciones hechas sobre variedad de ecosistemas y con diversos métodos, pero que coinciden en una presentación de unidades de vegetación cuyo significado ecológico o ubicación espacio-temporal apenas si se esboza, de modo que resulta imposible determinar si se trata de subserales o subclímax, si son comunidades espacio temporalmente constantes o transitorias, las cuales es las mecánica físico biótica que subyace a la expresión de la vegetación sobre los gradientes ambientales de las distintas regiones. Al respecto, no puede desconocerse la historicidad del que hacer científico, bien manifiesto en el campo de los recursos naturales.

De hecho, la ciencia en épocas y regiones consagradas a satisfacer las demandas de esquemas geopolíticos extractivistas de todas las denominaciones, como ha sido el caso colombiano desde la conquista española, se amolda a los requerimientos de las sociedades que participan en tal historia.

Desde la real cédula que crea la primera expedición botánica, prosiguiendo con los estudios y colecciones de las sucesivas misiones científicas, se denota el afán de ubicar recursos explotables y exportables, y han sido los trabajos y personalidades científicas foráneos los que predominantemente han plantado la simiente y hecho la escuela de las ciencias naturales en Colombia.

Con esto no se hace una diatriba politizante sobre la evolución social colombiana, tan solo se constata que en la ciencia como en otros campos nuestro desarrollo ha seguido la orientación de sociedades más avanzadas, lo cual ha ciertamente desestimulado la evolución de alternativas para avanzar en otras direcciones.

Los inventarios y colecciones han respondido a la necesidad primaria de ubicar, conocer, nombrar, lo cual es tan necesario para el desarrollo nacional como para el capital extranjero. Sin embargo, el estructuralismo prevaleciente y la escasa atención dada a los aspectos funcionales, denotan la supervivencia de esquemas investigativos decimonónicos a puertas del Siglo XXI.

Hace falta trazar una política de investigación que priorice la generación de información necesaria como sustento para las decisiones de manejo ecosistémico que constantemente deben tomar las agencias de desarrollo y conservación en el país, como la referente a las relaciones de la cobertura vegetal con el suelo, la hidrología, el clima, la biodiversidad, lo cual se enmarca funcionalmente en el proceso sucesional y estructuralmente en las ecoclinas.

 

· Quehacer científico y transformaciones ambientales

En general la literatura técnica nacional refleja una escasa atención de la magnitud y una mínima comprensión de la mecánica de la secundarización de la cobertura vegetal en Colombia, y sus implicaciones para la conservación de la biodiversidad y los servicios ambientales.

Sorprende pero es mayoritaria la carencia de trabajos que relacionen las transformaciones socioeconómicas y cullturales con los cambios de la cobertura vegetal y el paisaje. La mayoría de las investigaciones demuestran un reduccionismo acérrimo: los ecosistemas aparecen sin el hombre, no parece probable que estos estudios se hubieran hecho en Colombia donde la dinámica del ordenamiento regional espontáneo y la apropiación social del espacio llega mucho más allá de los Parques Nacionales más aislados y engloba ecosistemas secundarizados.

Excepciones abordan esta temática lo constituyen trabajos como los de DEL VALLE, SALDARRIAGA, SALAMANCA & CAMARGO y VAN DER HAMMEN que integran los mosaicos sucesionales a las actividades humanas, y proyectan sus análisis hacia una comprensión más funcional de los ecosistemas, en casos incluso exceptuando el último, se han generando directrices para la restauración y el manejo sostenible.

Al trazar políticas de investigación y lo que es más realista, políticas de inversión en investigación, debe partirse de un diagnóstico y priorización sobre la naturaleza y forma de la información que con mayor frecuencia se requiere para la planificación, implementación y control del desarrollo sostenible en Colombia.

 

· Sobre las metodologías y enfoques de proyectos de investigación

Se identificaron la tendencia de los investigadores por el muestreo preferencial estratificado para el caso de investigaciones de tipo descriptivo analítico de la sucesión.

Las investigaciones de sucesión relacionadas con el manejo de aprovechamientos forestales utiliza generalmente el muestreo sistemático, el cual también es el más sugerido por la escuela forestal tradicional.

Para el caso de seguimiento del proceso sucesional (parcelas sucesionales) existe una tendencia de utilizar muestreos dinámicos estratificados teniendo en cuenta edades sucesionales extremas.

Sobre la presentación de los datos y metodología, se recurre frecuentemente a la omisión del reporte del límite de exclusión en la toma de datos de vegetación, lo que se constituye un problema significativo a la hora de evaluar la confiabilidad los análisis sobre los mecanismos sucesionales estudiados.

En cuanto al énfasis de los estudios, los análisis de la mayoría tienden a ser de enfoque organísmico ya que se analizan y utilizan los datos cuantitativos de la comunidad muestreada, describiendo el comportamiento poblacional separadamente, sin embargo para el caso de los proyectos relacionados con la producción industrial se descartan en el análisis algunas poblaciones importantes en la dinámica de regeneración y se priorizan aquellas constituidas por especies comerciales maderables, sesgando los análisis sucesionales.

Los estudios sobre mecanismos de la sucesión: En general los trabajos de investigación en Banco de semillas, banco de plántulas, reiteración y dispersión son insuficientes para todas las regiones.

Los estudios palinológicos, han aportado información valiosa sobre la sucesión de todas las regiones del país, se destacan los múltiples estudios realizados por Van der Hammen & Hooghiemstra, en los que se incluyen análisis sobre factores climáticos, edáficos y antropológicos en la distribución espacial y temporal de los tipos de vegetación actual .

En cuanto a la cantidad de estudios sobre el mecanismo de reiteración, se puede afirmar que hasta el momento no es suficiente. Por lo general el estudio de este mecanismo es exclusivo de estudios de tipo producción industrial (manejo forestal), con frecuencia este se reduce a la interpretación de cuantitativa la producción de madera.

En lo referente al estudio de mecanismos de dispersión bajo un enfoque analítico de la sucesión vegetal, es realmente raro, y cuando se encuentra un proyecto que aborda este tema por lo general en los resultados no se considera, ni analiza la dinámica sucesional vegetal micro y macro regional, con los resultados obtenidos. Contradictoriamente estudios de etología de aves y primates que relacionan hábitats y hábitos alimenticios aportan mucho más a la compresión de este mecanismo sobre la dinámica de la sucesión, sin embargo, por carecer del énfasis en vegetación presentan algunas lagunas de información significativas.

 

· Tipos de experiencias en manejo de Sucesión vegetal

Para efectos de este estudio se entenderá por proyecto con enfoque de "manejo de sucesión vegetal" a todos aquellos proyectos de tipo experimental cuyo objetivo sea implementar en terreno la replicación y seguimiento de las transformaciones espaciales y temporales y de composición de especies de las etapas sucesionales de la vegetación propias de una región; o a los de tipo investigativo relacionados con estudios comparativos de experiencias ya realizadas en donde se halla aprovechado o apoyado la dinámica sucesional para diferentes fines (agroforestería, restauración, etc).

El enfoque de "manejo de especies nativas" se enmarca para aquellos proyectos de tipo experimental o investigativo que aportan al conocimiento de la ecología e historia natural de las especies nativas, cuya información aporta herramientas necesarios para realizar experiencias de manejo de la vegetación nativa para fines de restauración de los ecosistemas colombianos o para establecimiento de sistemas agroforestales (silvopastoriles, silviculturales y agrosilvopastoriles, barreras) o para fines de producción comercial.

La finalidad de cada proyecto se enmarca en las siguientes áreas temáticas:

  • Agroforestería

    Relacionada con las formas de uso en las cuales especies leñosas son utilizadas en asociación deliberada con cultivos agrícolas o con animales de manera simultánea y en una secuencia temporal. Para el tipo experimental puede estar enmarcado en la implementación de parcelas experimentales de agroforestería (seguimiento o monitoreo) con especies nativas o de réplicas experimentales de sistemas tradicionales agroforestales ej. agroforestal migratorios (Chagras, conucos, sistemas silvopastoriles etc.).

    Para el tipo investigación, cubriría aquellos estudios comparativos y descriptivos y analíticos de los sistemas agroforestales establecidos en terreno.

 

  • Restauración

    Relacionada con proyectos cuyas acciones se dirijan al establecimiento de la estructura y función original de un ecosistema que ha sido afectado por una perturbación.

    Para el tipo experimental puede estar enmarcado en la implementación de parcelas experimentales de restauración de la cobertura vegetal de los ecosistemas colombianos (seguimiento o monitoreo) con el uso de las especies nativas, valga la aclaración.

    Para el tipo investigación, cubriría aquellos estudios comparativos descriptivos sobre experiencias de restauración ecológica descripción y evaluación de tratamientos de revegetalización ya realizados para este fin.

 

  • Producción industrial

    Relacionada con proyectos de tipo silvicultural cuya finalidad va dirigida a la producción y aprovechamiento industrial de maderas, o productos secundarios del bosque.

    Para el tipo investigación, cubriría aquellos estudios comparativos y descriptivos sobre experiencias de restauración ecológica o manejo forestal, estudios de evaluación, seguimiento y monitoreo de planes de manejo de aprovechamientos forestales, proyecto de manejo sostenible del bosque y aquellos que se relacionan con el manejo de la sucesión, o para el manejo forestal de las especies nativas maderables.

    Para el tipo experimental implementación, seguimiento y monitoreo de parcelas experimentales para mejoramiento de la producción de madera de especies nativas con o sin manejo de sucesión vegetal.

 

  • Viverismo

    Proyectos cuya finalidad se relaciona con actividades de carácter experimental en vivero, que cuentan con un diseño experimental y por su finalidad aportan al manejo de especies nativas para diversos fines, o aquellos relacionados con mecanismos de sucesión vegetal (experimentos en banco de semillas, banco de plántulas).

    Aquí también se incluyen las investigaciones de experiencias con las especies nativas relacionadas con los técnicas de vivero para la propagación, manejo de plantaciones, parcelas de seguimiento para historia natural de las especies, selección genética y técnicas para el fomento de las mismas.

 

Las experiencias de manejo de sucesión y de especies nativas

  • Manejo de la vegetación nativa

    Se identifica un desarrollo lento del sector forestal en lo que respecta a la vegetación nativa, ha predominado el escepticismo infundado unido a la inercia institucional, lo cual ha llevado a concebir como desarrollo del sector, lo relacionado con los proyectos de los mayores inversionistas y la preeminencia de considerandos financieros, que a la larga tampoco se han visto satisfechos.

    Es una constante la carencia de estímulos estatales a la investigación y experimentación con especies vegetales nativas, pero si abundan los casos de intencionado desestímulo a las mismas a nivel institucional.

    En el mismo sentido corre la historia de los incentivos forestales, cuya gestión ha sido tradicionalmente impulsada por grupos sociales restringidos, estrechamente vinculados a la industria maderera y el manejo político del país.

    En los últimos años por parte de ONGs, particulares y algunas entidades se ha presentado un ascenso en la ejecución de proyectos de manejo de vegetación nativa, lo mismo que un incremento en la valoración del uso de las especies nativas para la actividad reforestadora (ver anexos 1 y 2). Uno de los aspectos que se presenta con frecuencia es el desarrollo de proyectos de manejo de vegetación nativa sin ningún tipo de diseño experimental, lo que dificulta evaluar y capitalizar los resultados obtenidos.

    De esta manera, resulta desconsolador no comprobar en forma rigurosa, los impactos positivos generados por el manejo de la vegetación nativa en sistemas agroforestales y silviculturales en proyectos que llevan muchos años y son exitosos en sus resultados.

    Existe también un número voluminoso de investigaciones cuya finalidad u objetivo planteado es la promoción de las especies nativas, contradictoriamente las especies utilizadas o los énfasis de las especies trabajan es en especies exóticas, lo que reconfirma la falta de claridad conceptual sobre lo nativo y lo exótico.

    Otra ausencia muy notoria en los proyectos de manejo de especies nativas es la omisión de la información concerniente a los gradientes ambientales de suelo y atmósfera, lo que dificulta potenciar, retroalimentar u homologar resultados para otras regiones.

    Es importante aclarar lo concerniente a la inclusión o exclusión de proyectos dentro de esta revisión, sobretodo lo concerniente a proyectos de investigación que han desarrollado diseños agroforestales con especies nativas o diseños para manejo de sucesión, que no contemplan implementación ni seguimiento o monitoreo, estos proyectos no se consideran en esta revisión, ya que hasta solo se dirige a experiencias ejecutadas.

    Los resultados de la revisión muestran contrastes regionales muy marcados en relación con la ejecución de proyectos de manejo de especies nativas.

    La cantidad de proyectos de esta índole muestra una relación directa con la actividad económica de la región el grado de uso del recurso bosque. Así, regiones con grandes extensiones forestales presentan mucho más volumen de investigaciones y experiencias en manejo de especies nativas.

    La región Pacífica es un ejemplo de ello, la gran mayoría de los estudios se concentran en producción industrial, y aquellos cuyos objetivos se dirigen a viverismo y propagación centran su atención en especies maderables como Campnosperma panamensis, Otoba gracilipes, Mora megistosperma, Synphonia globulifera, Bactris gasipaes.

    De igual manera la experiencia en la región del Pacífico es la más amplia en cuanto a estudios de manejo de la sucesión vegetal, puesto que gran parte de los planes de manejo de los aprovechamientos forestales exigen la restauración y manejo de las áreas aprovechadas.

    Un alto porcentaje de las investigaciones de esta región se origina de la industria maderera, justificando el volumen de trabajos de manejo de sucesión vegetal, el de especies nativas. En orden de importancia le sigue en proyectos de manejo de especies nativas la Región Andina cuya economía predominantemente es agrícola y ganadera. Para esta región, se destacan los proyectos de tipo experimental con objetivos dirigidos a la agroforestería y protección de microcuencas. Estos fines corroboran la necesidad de las entidades y comunidades humanas de implementar el recurso forestal andino a la actividad agrícola y ganadera. En este orden de ideas se justifica el reiterado interés de estudio de algunas especies importantes para el desarrollo de sistemas agrosilvopastoriles como el caso del aliso Alnus jorullensis, para silvicultura como laurel o Cordia alliodora, Erythrina edulis, Erytrhina spp, el “nogal” Juglans neotropica y aquellas indispensables para la económica doméstica de la zona subandina como Guadua spp, especialmente Guadua angustifolia.

    La zona andina tiene un menor desarrollo de proyectos de manejo de vegetación nativa, comparada con la región del Pacífico, la finalidad para la primera se dirige a la protección de microcuencas, alternativas agroforestales para el agro y la ganadería de ladera, mientras la segunda para producción industrial.

    A pesar de los fuertes procesos de aridización y extinción de ecosistemas en la región Caribe y las necesidades acuciantes de protección de fuentes de agua, existe un número comparativamente menor al de la zona andina, es raro el caso de proyectos experimentales de manejo de sucesión vegetal, sin embargo existe una tendencia marcada a basar los proyectos de reforestación en especies nativas de la región, especialmente las de bosque tropical seco.

    La Amazonía presenta importantes desarrollos de manejo de vegetación nativa en lo concerniente a sistemas agroforestales migratorios tradicionales y productos secundarios del bosque, sobre este punto se destaca proyectos de carácter investigativo sobre manejo de especies comestibles promisorias y maderables, especial énfasis y trabajos de mucha trayectoria se reportan para la familia ARECACEAE con especies como el (Chontaduro) Bactris gasipaes, Mauritia flexuosa (canangucha), Euterpe precatoria (asai), Astrocaryum jaguari (Yabarí) y frutales silvestres varios, son de destacar en esta Área temática los proyectos realizados por la Corporación Araracuara.

    Siguiendo el orden de importancia de proyectos de manejo de especies nativas se encuentra la Orinoquia, con escasos proyectos de manejo de vegetación nativa, aunque existen experiencias, muchas de ellas no cuentan con diseño experimental, sin embargo son registradas , pues son un aporte importante. Existen algunos pocos proyectos de propagación y viverismo con nativas.

    Finalmente y a nuestro pesar los ecosistemas isleños carecen de trabajos sobre manejo de sucesión vegetal y especies nativas, lo que habrá de atender a tiempo.

 

  • Propagación de especies nativas

    La propagación de la vegetación nativa representa una fuente importante y creciente de recursos económicos, políticos y tecnológicos, indispensables para el desarrollo sostenido del país y la conservación de la diversidad a todos los niveles, de la cual depende directamente la actividad reforestadora y la restauración ecológica.

    La mayor parte de estas iniciativas han surgido en las áreas en que con más acuciantes las necesidades del país en materia de conservación y restauración de la cobertura vegetal. Como el caso de la zona andina, en donde la frontera agrícola a desplazado las áreas de bosque destinada a la protección de los acuíferos y la fauna silvestre. En algunas ocasiones las estrategias de gestión o intervención estatal, se hacen pertinentes y tienen acogida al responder a las demandas reales de interés social, y ambiental, como lo es el caso de los centros experimentales de Guadua, sin embargo se requiere de instrumentos mucho más eficaces de difusión y socialización de los resultados allá obtenidos.

    El crecimiento del interés hacia la producción de árboles para cubrir las necesidades de cobertura vegetal especialmente para el manejo de microcuencas y jardinería, abren un mercado más continuo que puede ser dirigido al apoyo de las comunidades más afectadas por la disminución de los servicios ambientales ecosistémicos, a través de la generación de viveros comunitarios. Muchas iniciativas de esta índole existen especialmente en las regiones andina y subandina.

    Algunas experiencias similares comunitarias, se reportan para el Pacífico en el ámbito de la agroforestería especialmente dirigida a maderables como los proyectos liderados por la OREWA. Los resultados generales de la revisión muestran un orden de importancia del manejo de las especies nativas (primera línea) por sobre la experimentación en manejo de sucesión vegetal. Predomina para todas las regiones estudiadas que el manejo de las especies nativas dirigida principalmente Viverismo y agroforestería (segunda área).

    Por otro lado la "investigación" de manejo de especies nativas le sigue en importancia con la "experimentación" de manejo de especies nativas para restauración ecológica, los proyectos de carácter investigativo para propagación de nativas tuvieron mucho auge antes de la desaparición del INDERENA, algunos documentos registran parte de esta trayectoria, pero mucho de lo experimentado quedó en los recuerdos de los viveristas de vanguardia de dicha institución.

    En tercera línea de importancia, se detecta un bajo porcentaje de trabajos de tipo "experimental" de la sucesión con fines agroforestales y de restauración, en contraste con la mayoría de los trabajos liderados por la industria maderera cuyo predominio de trabajos se dirige a manejo de la sucesión con fines de producción viverismo para especies maderables.

 

  • Manejo de sucesión

    Existe una gama muy amplia de trabajos de manejo sustentable de bosques, con diseño experimental dirigido al manejo de la sucesión para garantizar la permanencia de su aptitud forestal, dentro de estos estudios se destaca DEL VALLE (1994).

    El caso de experiencias de manejo de sucesión no relacionada con el sector de la industria forestal, es raro; y si existe carece de un diseño experimental. Del total de proyectos reportados sobre manejo de sucesión solo un 23% considera como objetivo la restauración ecológica, porcentaje cubierto básicamente por las experiencias en la zona Pacífica; en importancia le sigue Amazonía, luego zona andina; para el Caribe es raro el caso de proyectos de manejo de sucesión de tipo experimental, y para la Orinoquia son insuficientes mientras que, en la región insular no se reporta este tipo de proyecto.

    Los trabajos más significativos de manejo de sucesión se relacionan con el manejo tradicional de las comunidades indígenas de las regiones Pacífico (DEL VALLE), Orinoquia y Amazonía en los sistemas agroforestales migratorios (Chagras, Siembros y Conucos respectivamente), rescatados en trabajos de investigación de tipo descriptivo (PUERTO RASTROJO) y funcional (DEL VALLE), sin embargo hace falta más atención sobre este tema, ya que la información derivada de ello significaría un avance no solo para la restauración ecológica de los ecosistemas, sino para el planteamiento de manejo sostenible y alternativo del bosque.

    Sobre los enfoques y metodología para la restauración; Dada la extensión de Colombia y su biodiversidad ecosistémica, las áreas a cubrir en investigación y experimentación para la restauración son inmensas. Sobre metodologías validadas en restauración realmente hay muy poco que decir, pues el tema hasta ahora empieza a tomar interés en el gremio de investigadores.

    Con respecto a lo realizado en restauración ecológica como tal, existen muchas técnicas de obras básicas y revegetalización para zonas con sustrato desnudo (geotextiles, sopas orgánicas, mulch) pero la mayoría con manejo exclusivo de especies exóticas no leñosas (empradización), salvo algunos casos de manejo de nativas (FIGUEREDO & ARANGO,1996), (SALAMANCA et. al 1994),(SALAMANCA & CAMARGO, 1993).

    Son exiguos los trabajos para el país sobre este tema, cabe resaltar que tiende siempre a confundirse los conceptos de restauración y rehabilitación ecológica. Muchos proyectos de manejo forestal de aprovechamientos son denominados por sus autores como de "Restauración" cuando en realidad adelantan acciones de manejo dirigidas a restablecer el área aprovechada para habilitarla de nuevo a la producción de madera densificando con especies maderables "Rehabilitación"; la restauración ecológica, implicaría en este caso restablecer la cobertura vegetal original del ecosistema tanto en su estructura como en su función composición de especies, distribución vertical, asociaciones y densidades probables de cada población otras.

    Algunos trabajos de manejo forestal para el caso de consociaciones en donde la población dominante es un maderable, coinciden con la finalidad de restauración mediante y la técnica de enriquecimiento (CONIF, PIZANO) muy difundida por todo el país.

    Para el caso de restauraciones relacionadas con la conservación de ecosistemas vitales, se reporta la metodología de siembra seral que imita las series y etapas sucesionales del ecosistema a tratar manejando especies dinamogenéticas o constructivas de la sucesión (ECORESTAURAR LTDA, 1994).

    Algunas técnicas de restauración tienen su base en el apoyo de la dispersión de semillas por vía aérea, reportada por una empresa francesa para suelos desnudos y degradados en la Amazonía Colombiana, sin embargo el material científico sobre los resultados se desconoce.

    En general se carece para los proyectos de restauración revisados un sistema de seguimiento permanente.

 

La integración de los estudios sucesionales a las experiencias de manejo

En el análisis comparativo de la figura 3 se presenta un paralelo entre el volumen de proyectos de manejo de vegetación versus estudios de sucesión vegetal por región, con el ánimo de traslucir que la velocidad de producción de proyectos de tipo investigativo es mucho más rápida que la de experimentación de manejo de sucesión.

El volumen de trabajos relacionados con viverismo y propagación de especies nativas generalmente se relaciona con el de experiencias de manejo de sucesión, dando la impresión subjetiva de que este tipo de proyectos ha sido abordado, cuando en realidad es exiguo. La caracterización de las investigaciones revisadas demuestra que incluso para las regiones en donde se tiene algo de bagaje investigativo sobre la dinámica sucesional se carece de proyectos de manejo de sucesión.

El caso de la región Pacífica asegura una tendencia positiva hacia el conocimiento de la dinámica sucesional, ya que se cuenta con una proporción muy equitativa entre los proyectos de investigación de sucesión vegetal y experimentación en manejo de sucesión, lo que garantiza confiando en la rigurosidad de los investigadores un menor porcentaje de utilización de ensayo y error para proyectos venideros de manejo silvicultural y restauración ecológica.

Sin embargo sobre este punto habrá que aclarar algunas consideraciones de una revisión minuciosa (280 proyectos) sobre trabajos del Anden Pacífico Colombiano que afirma: " Los estudios realizados sobre bosques de segundo crecimiento en la mayoría de los casos se han desarrollado en zonas de aprovechamiento mediante a tala rasa del bosque primario, adicionalmente no se ha profundizado en bosques secundarios originados por aprovechamiento selectivo, los cuales ocupan mayor extensión en el pacífico (NIÑO,1989)"; así mismo, la mayoría de estos estudios considera poco importantes los inventarios de bosque primario en los diferentes mosaicos ambientales y ha tendido a concentrar su atención en áreas de colinas bajas en donde están ubicadas los centros de investigación forestal, lo que no permite hacer extrapolaciones para el manejo de otras áreas con características edáficas, de humedad y composición vegetacional diferentes.

La región andina por su parte presenta una cantidad considerable de trabajos florísticos y de sucesión en mosaicos ambientales más variables, sin embargo los desarrollos de experiencias de manejo de sucesión con diseño experimental son realmente precarios. Este contexto pone en entredicho la afirmación de que, por no tenerse la información básica sobre la flora no se puedan desarrollar trabajos de sucesión vegetal, queda entonces la invitación a desarrollar experimentación en manejo de sucesión vegetal para la restauración de los ecosistemas de la región andina, algunos en vía de desaparecer.

En cuanto a la región caribe el fenómeno es exactamente el mismo de la región andina, solo que a una escala mucho menor. Para Amazonía existe una proporción menos equitativa entre los estudios de sucesión vegetal y proyectos experimentales de sucesión, sin embargo los proyectos guardan afinidad con la finalidad: Experimentos de agroforestería con especies nativas silvestres versus análisis sucesionales de Chagras (sistemas agroforestales migratorios).

Tanto Orinoquia como la región insular presentan escasas investigaciones básicas y aplicadas de sucesión vegetal, que enmarcan un panorama alarmante, sobre todo para la Orinoquia, en donde la industria arrocera amenaza continuamente sobre los últimos relictos bien conservados de las llanuras aluviales y los aprovechamientos forestales y ganadería extensiva sobre los ecosistemas de altillanura a punto de desaparecer como las "Matas de monte".

 

RECOMENDACIONES

  • Se requiere organizar eventos de carácter científico para dar conocer los trabajos que vienen realizando investigadores en todas las zonas del país, generar una escuela de investigación con una área hacia el estudio del funcionamiento de los ecosistemas y motivar a los investigadores que han trabajado el tema durante a publicar sus trabajos. Se hace necesario socializar la información científica generada de trabajos de este tipo, con las corporaciones autónomas regionales para garantizar el manejo adecuado de los ecosistemas.
    Uno de los campos a los que mayor prioridad debe darse para investigación son los estudios sobre la secundarización extensiva de la cubierta vegetal y los procesos asociados de fragmentación, extinción, aridización, y en general la dinámica concomitante de agotamiento de los recursos naturales y los servicios ambientales.

 

Necesidades de investigación pura y aplicada

Los vacíos de información se presentan aquí a manera de listado considerando por regiones y ecosistemas, se recalca que los proyectos de experimentación tanto de manejo de especies nativas como de restauración garanticen en su ejecución un diseño experimental riguroso y contemplen si es posible un seguimiento a mediano y largo plazo.

Cualquier omisión de temas y regiones no debe ser considerada como no prioritaria ya que los resultados de la revisión son contundentes en que la información y experiencia hasta el momento es reducida para todas las regiones del país en relación con las demanda de restauración ecológica del país.

 

REGION ANDINA

  • Estudios de dinámica sucesional y experimentales de manejo de sucesión para bosques de niebla, altoandinos y páramo.
  • Sistemas de propagación de especies dinamogenéticas de bosques altoandinos especialmente aquellas denominadas del cordón de ericaceas.
  • Proyectos dirigidos a diversificación especies para recuperación de microcuencas, preferiblemente con especies leñosas de rápido crecimiento. Seguimiento y monitoreo de parcelas experimentales agroforestales con especies nativas.
  • Proyectos de investigación en sucesión vegetal, restauración y manejo de especies nativas de las selvas subandinas, en especial las de la cordillera central.

 

REGION PACÍFICA

  • Desarrollo de proyectos de sucesión vegetal que contemplen los extremos sucesionales (bosques primarios versus matorrales) y los gradientes ambientales en áreas diferentes de los bosques de colinas bajas de la pacífico. Establecimiento y monitoreo de parcelas experimentales permanentes de sistemas tradicionales de agricultura migratoria propias de la región.
  • Estudios de comparativos de sucesión vegetal y gradientes edáficos para los ecosistemas de Catival, Sajal y Guandal. En general proyectos de viverismo dirigidos a la propagación de arboles frutales silvestres y de maderas finas en peligro de extinción.

 

REGION DE LA ORINOQUIA

  • Proyectos experimentales e investigativos para la restauración de las matas de monte. Procesos de silvigénesis.
  • Proyectos de investigación y experimentación sobre propagación de especies nativas dinamogenéticas de los bosques de galería.
  • Estudio de procesos de secundarización extensiva y proyectos de manejo de sucesión vegetal (brachiarización y quemas).
  • Modelos agroforestales alternativos para la industria arrocera ganadera tanto para el llanura aluvial, altillanura ondulada y disectada. Estudios de sucesión, experimentación manejo de sucesiòn y restauración en el piedemonte. Establecimiento y monitoreo de parcelas experimentales permanentes de sistemas tradicionales de agricultura migratoria propias de la región, para planteamiento de manejo de sucesión asociado a estos sistemas.

 

REGION AMAZONIA

  • Desarrollo de proyectos de investigación en sucesión vegetal que contemplen los extremos sucesionales (bosques primarios versus matorrales) y los gradientes ambientales de los ecosistemas de selvas basales (Planicie amazónica) y de campiñas y catingas (escudo Guyanes).
  • Establecimiento y monitoreo de parcelas experimentales permanentes de sistemas tradicionales de agricultura migratoria propias de la región. Estudios de comparativos de sucesión vegetal para los ecosistemas de selva basal aluvial.
  • En general proyectos de viverismo dirigidos a la propagación de árboles frutales silvestres y de maderas.
  • En general proyectos de viverismo dirigidos a la propagación palmas promisorias y dinamogenéticas de rápido crecimiento.

 

REGION DEL CARIBE E INSULAR

  • En general proyectos investigativos de sucesión vegetal, experimentales en restauración, manejo de sucesión y de especies nativas.
  • Hasta el momento se carece de estudios de dinámica sucesional para ecosistemas de manglar, selva subandina y selva basal del caribe.

 

IDENTIFICACION DE ENTIDADES CON EXPERIENCIAS RELACIONADAS CON MANEJO DE VEGETACION NATIVA EN COLOMBIA

Nomenclatura de la regionalización:

(S.A), (O.A), (N.A) = Sur, oriente y noroccidente de la región andina.

(A.)= Amazonia

(P.)= Pacífico

(C.)= Caribe

 

Investigaciones en manejo de vegetación silvestre nativa:

  • Revegetalización estratégica para áreas altoandinas. Corporación Grupo Ecológico GEA (O.A.)
  • Caracterización florística, estructura, funcionamiento y manejo silvicultural de los bosques de Guandal. U.N. de Medellín (P.)
  • Regeneración natural en chagras en la pluviselva del río Mirití. Fundación Puerto Rastrojo (A.)
  • Ciclo de nutrientes y agua en el ecosistema de bosque húmedo tropical, Cultura indìgena y uso de la sucesión vegetal. Tropenbos (A.)
  • Uso y conservación de especies utilizadas en la artesanía en Colombia. Jardín Botánico José Celestino Mutis (Col.)
  • Protocolo Distrital de Restauración ecológica. FUNDACIÓN BACHAQUEROS – DAMA

 

Planes de ordenamiento con componentes forestales

  • P.O. de la cuenca del río Pasto. CORPONARIÑO (S.A.)
  • Desarrollo forestal integrado de la cuenca media del río Chicamocha. IDEADE, P.U.Javeriana DRI - PMA (O.A.).
  • P.O. del Municipio de Salento. Fundación Herencia Verde (N.A.)
  • Plan de Recuperación del Cerro de La Popa. Alcaldía de Cartagena (C.)
  • P.O. de la cuenca del Teusacá IDEADE - Grupo Ecológico GEA (O.A.)
  • Plan de Desarrollo Regional para la provincia de Gutiérrez, Boyacá. IDEADE (O.A.)
  • Manejo sustentable de bosques naturales
  • Programa de desarrollo sostenible con base en los recursos naturales. ACIA, OREWA, OBAPO, OIA (P.)
  • Participación comunitaria en el uso sostenido y conservación de los recursos naturales renovables. ACIA - CODECHOCO (P.)
  • Proyecto de aprovechamiento sostenido del Catival. Maderas del Darién (P.)
  • Proyecto Bajo Calima. Cartón de Colombia (P.)
  • Manejo integral de los bosques de segundo crecimiento en colinas, Bajo Calima. CVC - PLAIDECOP - INDERENA - CONIF (P.)
  • Proyecto Bosques de Guandal. Corponariño - U.N. de Medellín (P.)
  • Propuesta para el aprovechamiento sostenido del manglar. AMAPAC (P.)
  • Proyecto de aprovechamiento y manejo de los bosques de colinas bajas del río San Juan. PAFC (P.)
  • Manejo y aprovechamiento sostenido de los manglares del delta del Sinú. CVS (C.)

 

Producción de material vegetal nativo

  • Algunas corporaciones regionales (N.A. - O.A. - S.A.)
  • INDERENA (en varias regionales)
  • Algunas secretarías departamentales de agricultura
  • Viveros privados de las principales ciudades
  • Fundación Herencia Verde. Reserva de Acaime (N.A.)
  • Cámara de Comercio de Bogotá (O.A.)
  • CONIF

 

Experiencias institucionales

  • Fomento de la guadua. Corporaciones Autónomas Regionales (O.A. N.A.S.A.)
  • Comunidades en las áreas de amortiguación del Parque Nacional Natural Los Nevados. INDERENA,Corporaciones,Municipios,PAFC (N.A.)
  • Desarrollo forestal participativo de los Andes. INDERENA - SENA,Corporaciones.
  • Desarrollo de la participación comunitaria en el sector forestal (PACOFOR). INDERENA - Corporaciones.

Manejo de vegetación nativa por grupos étnicos

  • Proyecto forestal integral en los resguardos indígenas del Cauca. Resguardos - CVC - PAFC (S.A.)
  • Investigación y experimentación agroforestal con comunidades indígenas del río Muridó. Comunidades indígenas - INDERENA (P.)
  • Proyecto bosques de la tradición. CRIMA (A.)
  • Proyecto de desarrollo forestal de Nabusimake. Resguardo de Nabusimake (C.)
  • Producción económica a escala con base en especies vegetales nativas, Reforestación con ceiba tolúa en Zambrano, Bolívar. Pizano S.A. (C.)
  • Manejo del caucho natural. Corporación Araracuara (A.)
  • Proyecto para la explotación comercial del borojó. Fundación Natura (P.)
  • Manejo y aprovechamiento de la palma naidí. CORPONARIÀ8ÀO (P.)
  • Manejo y aprovechamiento del mopa-mopa. CAP(A.)
  • Manejo y aprovechamiento de la tagua. CAP (A.)
  • Producción comercial del vino de uva caimarona. CAP (A.)